Querer es Poder

 

Ella buscaba en el sol naciente una respuesta. Después de su expulsión del Valhala, una gran runa Inguz fue incrustada en su tocado de plumas para que nunca pudiera olvidar por qué se ganó su destino como humana. Su cuerpo seguía siendo luminoso y revestido como con un brillo de magia. Sobre las calaveras de sus hombros se posaban los cuervos mientras caminaba. Se adentró en un bosque de oscuro silencio, nada la atemorizaba. Creyó sentir los pasos de alguien siguiéndola, pero después de buscar no encontró nada. “Morirá quien crea que puede ocultar secretos a mis espaldas…” —dijo en voz alta, para que la escucharan, como si fuera una afirmación de su nueva vida solitaria.

Caminando en dirección al árbol de la vida, donde debía hacer ofrendas para su amado, un lobo la miró desesperado. Sintió que era Frey, quizás huyendo del Vanir para reencontrarse con ella, pero eso era tan imposible como volver al pasado. Siguieron el camino sin rumbo, sin cielo estrellado. Faltaba poco para el amanecer así que apresuraron el paso. Las alas de su corona se abrieron, elevando su cuerpo dorado, hasta que un pensamiento se atravesó por su mente y cayó sobre el suelo, retumbando. El lobo lamió sus labios oromiel, diciéndole con sus ojos que el también había sido humano. Ella no podía aceptar todavía estar atrapada en el estúpido Midgard, lejos de su Frey, lejos de sus hermanas valkyrias y de sus líquidos preciados, lejos de las guerras que hervían su sangre, lejos de todo lo que siempre había amado.

Montada sobre el lobo, llegó a su destino más rapido. El Sol naciente empezó a destellar oscuros rayos violetas, azules y rosados. Enterrada sobre las raíces del Yggdrassil encontró una muñeca de trapo, toda vestida como ella, con sus ojos de fuego, su tocado de plumas, las runas en su pelo, sus senos dorados. Encontró la respuesta que tanto había estado esperando. Alzó la mirada al cielo. Entre la oscuridad de la noche y la primera luz del verano, vió al jabalí de oro volando. Una sonrisa se dibujo en su rostro y una lagrima mojó la cabeza de su muñeca de trapo. Supo entonces que su destino desde siempre estuvo marcado por el placer que solo Frey le había proporcionado. Dejó allí sus ofrendas, a un lado del fresno encantado y tomó con fuerza el nuevo nombre que le había sido susurrado.

Dejó atrás el frío montada sobre su lobo blanco, con los cuervos que volaban sobre ella, hasta que llegó al punto en donde la esperaba un barco. Nana Baruke sabía que llegaría a lugares más allá de Midgard, en dirección al Sol Naciente que sentía sobre su cuerpo como caricias de su amado, como cuerpos temblando, atravesando las profundidades de su placer, con su miembro viril empuñado, hundiéndose en la carne de sus deseos, extasiando su alma de florecimiento encarnado. Mientras ella se hundía en orgasmos, una lluvia fértil empezo a mojar su cuerpo hechizado. Ya muy lejos de la tierra, abrió de nuevo los ojos y sintió la desnudez de su cuerpo tornandose de un color más oscuro y terráqueo. Las calaveras en sus hombros le dijeron que ahora se hundiría para siempre en profundas aguas de sueños lejanos. Ahora ella sería el misterio, la dueña de la vida y la muerte, de arriba y abajo, ella sería ahora mucho más que simple humano. Porque Odín no puede controlar el destino de esa mujer que, como flor de loto, se convierte en yoruba, en ashé y barro. Nana Baruke ahora es esa valkyria que por amor a Frey fue desterrada y ahora es libre, como diosa orisha, de hacerle el amor cuando quiera a su dios nórdico embrujado.


Texto inspirado en la Voodoo Valkyria de @isabelaescobart

 

1 Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .